REPORTAJES

Una apuesta real en defensa de los animales

dog-1441396

Una apuesta real en defensa de los animales. La Diputación de Cádiz, a través del área de Desarrollo Sostenible, y el Colegio de Veterinarios de Cádizcolaboran en el mantenimiento y desarrollo de los registros municipales de animales de compañía en los municipios de población inferior a los 50.000 habitantes, que el equipo de gobierno provincial ha vuelto a recuperar durante este mandato.

El Colegio de Veterinarios de Cádiz se ha hecho cargo de la gestión de los registros municipales de animales de compañía de en torno a una treintena de municipios gaditanos.

La creación y mantenimiento de este tipo de registros municipales es una obligación establecida en las leyes para disponer de información actualizada de los animales de compañía, en el marco de la Unión Europea. Los datos contenidos en los registros municipales gaditanos forman parte del Registro Andaluz de Identificación de Animales (RAIA), gestionado por el Consejo Andaluz de Veterinarios, del que forma parte el de Cádiz por encomienda de la Junta de Andalucía.

El Colegio de Veterinarios se encarga de su gestión, el tratamiento informático de los datos, la custodia de documentos generados y de poner a disposición de los ayuntamientos toda esa información. En la provincia de Cádiz existen en torno a 331.000 perros, más de 25.000 gatos, más de 1.600 hurones, en tanto otro tipo de animales superan los 2.000.

Actualmente el colegio se ha hecho cargo de los registros de Alcalá de Los Gazules, Algar, Los Barrios, Benalup-Casas Viejas, Benaocaz, Bornos, El Bosque, Castellar de la Frontera, Chipiona, Conil de la Frontera, el Gastor, Grazalema, Jimena de la Frontera, Medina Sidonia, Olvera, Prado del Rey, Puerto Real, Puerto Serrano, Rota, San José del Valle, San Roque, Setenil de Las Bodegas, Tarifa, Torre Alháquime, Trebujena, Ubrique, Vejer de la Frontera, Villamartín y Zahara de la Sierra.

La identificación de los animales de compañía es obligatoria en la comunidad autónoma andaluza, según la Ley 11/2003, de 24 de noviembre de Protección de los Animales. Los registros municipales de animales de compañía contienen la información registrada en el momento de la identificación: tipo de animal, datos de la persona propietaria, dirección y estado de salud; así como la que surge de las revisiones periódicas, vacunaciones obligatorias, entre otras cuestiones. El objetivo fundamental de recopilar toda esa información es la salud pública, mediante la prevención y control de enfermedades de transmisión animal.

La identificación de los animales es una herramienta fundamental para fomentar su tenencia responsable, evitar los robos y extravíos y combatir el abandono. A su vez, permite tener un control sanitario y censal de las distintas poblaciones de animales de compañía, es decir, perros, gatos y hurones.

El actual concepto de identificación animal, se basa en que cada animal debe ser identificado individualmente y de forma fiable y permanente. Para que esto sea así deben darse dos requisitos básicos: método de identificación y existencia de base de datos.

Actualmente, solo existe un método que reúna las condiciones exigidas: el microchip subcutáneo. El microchip es el DNI del animal de compañía y la mejor manera de poderlo recuperar en caso de pérdida. La probabilidad de encontrar un animal de compañía perdido es de un 90% si está identificado y en caso de que no lo esté esta cifra se reduce al 15%.

 

Recogida de animales abandonados

La gestión de la recogida de animales abandonados suele ser un problema en muchos municipios. Para paliar esta situación, la Diputación de Cádiz colabora con la Mancomunidad de Municipios de la Sierra en la gestión del servicio público de recogida de animales abandonados o perdidos. La gestión corre a cargo de la mancomunidad, que cuenta con personal técnico, medios materiales e instalaciones adecuadas para prestar el servicio.

Además de los municipios serranos de la comunidad, el servicio también se presta en Paterna de Rivera y San José del Valle, municipios que pertenecen al territorio de la Janda interior.

Eso sí, nada mejor que no abandonar a los animales. Para ello, hay que tener presente que no son juguetes y que hay que responsabilizarse de su cuidado y salud, tanto cuando son cachorros como cuando crecen y son adultos, etapa en la que muchos animales son abandonados. Como decía aquel eslogan archiconocido: ‘Él nunca lo haría’. Pues eso.