ENTREVISTAS

“Cádiz tiene un futuro por sembrar en el sector de la agricultura”

2

JAVIER BENÍTEZ, director territorial de Canal Sur

 

  • Recientemente Asaja reconoció su labor en la difusión de la agricultura y la ganadería de la provincia. ¿En qué situación cree que se encuentra? ¿Qué queda por hacer?

 

Creo que la agricultura es un sector estratégico para nuestra provincia, al igual que el turismo, por ejemplo. La Política Agraria Común (PAC) ha favorecido un mantenimiento de la actividad en los últimos años y ha garantizado a los agricultores una renta digna y acorde a los tiempos. En ese sentido, mi impresión es que se ha mejorado mucho, aunque el horizonte, lejos de lo que se pudiera pensar, no está despejado en absoluto. La reducción de ayudas por parte de Europa -al ser España un país que ya no está en el grupo de los menos desarrollados o más necesitados de la Unión- es una severa amenaza para muchas explotaciones y/o cultivos, pero no es la única. La ausencia de relevo generacional puede condenar también al sector a la vuelta de pocos años. Es preciso, y esto se viene hablando desde hace mucho, reforzar nuestra agricultura, y la mejor manera de hacerlo es con la transformación de nuestros productos agrarios. Ya no basta con producir, hay que quedarse con el valor añadido y apostar por la transformación. Es decir, además de producir toneladas de berros y coles de bruselas, el objetivo es tener también en la provincia plantas de envasado y comercialización de estos productos. En definitiva, hay serias amenazas pero lo mejor es que también existen muy claras alternativas para dejarlas atrás.

 

 

  • La tecnología juega ahora un papel importante. La manera de afrontar el trabajo es muy distinta a la de hace varias décadas…

 

Sí. Esto entronca en parte con lo que decía antes. Tenemos una gran materia prima, disponemos de cultivos de una excepcional calidad y prestigio (patata, remolacha, vid, árboles frutales, girasol…) y me consta que los agricultores hacen lo posible por mantenerlos y adaptarse a los tiempos. Pero es vital que haya un relevo generacional, que, de momento, sólo estamos viendo de forma puntual. Porque con los nuevos y jóvenes agricultores vendrán también la mayoría de las nuevas tecnologías.

 

 

 

  • La entrada en la Unión Europea, con su política agraria común por ejemplo, también supuso un antes y un después…

 

Bruselas nos ha llevado de la mano durante las dos últimas décadas. Hemos aprendido a trabajar en un mercado común y ya sabemos que es posible vender nuestras zanahorias en Chipiona, Burgos o Amsterdam. La PAC ha sido un impulso fantástico, pero los impulsos sirven para que uno coja fuerza y sea capaz después de volar solo. Ese es, sin duda, el gran reto al que nos enfrentamos, pero lo hacemos ya sabiendo que somos tan buenos como cualquiera y que no hay fronteras para los productos del campo gaditano.

 

 

  • El papel de asociaciones como Asaja y Coag, entre otras, parece más importante que nunca…

 

Siempre ha sido vital el papel de las organizaciones agrarias. No se entiende nuestro sector agrícola y ganadero sin el concurso de unos entes que aglutinan, suman fuerzas y ayudan a competir en mejores condiciones. Los hombres y mujeres del campo lo saben. Sin asociaciones como Asaja y Coag otro gallo habría cantado para ellos. Y nuevamente son más importantes que nunca porque están llamadas a liderar la modernización, constante por otra parte, de este sector.

 

 

 

  • Y a la Administración, ¿qué habría que pedirle?

 

Una tutela más efectiva y eficiente. Menos burocracia, menos trámites administrativos, menos tardanzas. Más acompañamiento, más planes de empleo y ayudas para los jóvenes que se quieren aventurar a hacer del campo su forma de vida.

 

 

  • Es periodista. ¿Qué titular le pondría al sector en la provincia?

 

Cádiz, un futuro por sembrar.