MADE IN CADIZ

La carpintería de Prado del Rey, un símbolo que lucha para sobrevivir al ‘low cost’

IMG-20180528-WA0015

Hablar de carpintería en Prado del Rey es hacerlo de un sector que es toda una referencia de calidad y buen hacer. Sillas, mesas, muebles a medida y adaptados a los gustos y necesidades de los clientes se cuentan por miles en diferentes puntos de la provincia de Cádiz y de otras colindantes, como Huelva o Sevilla.

Sin embargo, desde que llegó la crisis en 2008, el sector se sumergió en un “agujero oscuro” del que aún hoy día no ha terminado de salir.

La llegada de productos de importación y de grandes superficies con precios low cost ha afectado notablemente al mundo de la madera en Prado del Rey. “La gente ya no viene como antes a buscar muebles de calidad y hechos a su gusto”, afirma Francisco Ramírez, de Inprasur.

Inprasur se resiste a dejar el negocio tras 40 años en el mismo. Es una de las pocas empresas que mantiene su actividad y sigue al pie del cañón de la Asociación Pradense de Empresarios de la Madrea, Aprema.

Aprema, que hace unos años llegó a estar formada por 18 empresas, cuenta en la actualidad con apenas una decena. La cifra está muy lejos de las 35 empresas que en algún momento aglutinó el sector. El presidente de Aprema es Diego Calle, de Carpintería Calle, quien destaca la pujanza de un sector que ha sentado cátedra en instalaciones de localidades como El Bosque y otras localidades del entorno como Ubrique, pero que “no tiene el apoyo necesario por parte de la administración local, ni antes ni ahora”.

Hace aproximadamente una década, tras rescatar la asociación de un periodo de hibernación, la idea era crear una zona de reciclaje y potenciar la creación de empleo, para lo que se reclamaba apoyo institucional que hiciera posible contar con suelo industrial. Pero diez años después aquello se quedó tan sólo en deseos. De hecho, hasta la formación enfocada al sector  de la carpintería, que en otros tiempos fue notable, ahora no tiene un papel tan preponderante, en parte “porque hay pocas salidas”.

Quienes siguen sobreviviendo gracias a la tradición maderera de Prado del Rey lo han tenido que hacer a base de ingenio y de adaptarse. Igual no estaría mal, como así reclaman los propios profesionales, “una campaña institucional para visibilizar el sector, porque solos no podemos hacerlo y, en definitiva, Prado del Rey no puede vivir únicamente del turismo, también necesita industria”.

 

Puede conocer Apema y sus empresas asociadas en http://www.aprema.es