PASEO POR...

Castillo de Sancti Petri

castillo_sancti_petri_23

Descarga el PDF un paseo por

El Castillo de Sancti Petri está ubicado en una isla en la desembocadura del Caño de Sancti Petri, frente al Poblado del mismo nombre, en Chiclana de la Frontera. Este Castillo está vinculado históricamente a uno de los templos más importantes y afamados de la antigüedad: el Templo de Melqart-Hércules.

Según cuenta la historiografía, en este templo estaba enterrado Hércules, mítico fundador de Cádiz, a la que llegó para realizar uno de sus doce trabajos: el robo de los toros del rey Gerión de Tartessos, al que mató durante la realización de la hazaña.

Además de los restos de Hércules, el Heraklion contenía importantes reliquias como el cinturón de Teucro o el árbol de Pigmalión.

Su fama se extendió por todo el Mediterráneo y numerosos escritores clásicos como Estrabón, Filóstrato y Posidonio narran la visita de personajes ilustres, como Amílcar Barca, Aníbal o Julio César; siendo este templo donde Aníbal ofreció al dios sus votos antes de emprender la conquista de Italia o donde Julio César lloró ante la estatua de Alejandro Magno pues, a sus treinta y dos años, aún no había alcanzado la gloria de Macedonia.

A partir del siglo XV, gracias a su estratégica situación entre el Estrecho de Gibraltar y la desembocadura del Río Guadalquivir, comienza a construirse el Castillo de Sancti Petri, el cual sirvió de bastión para defender la ciudad y el puerto de Cádiz desde el siglo XVII al siglo XIX.

Desde el punto de vista natural y paisajístico, la Isla de Sancti Petri es uno de los enclaves más singulares del Parque Natural de la Bahía de Cádiz. Es hábitat del “eslizón ibérico”, una especie de lagarto de pequeño tamaño con las extremidades muy cortas, así como del Cynomorium Coccineum, una planta oriunda de Malta que se encuentra incluida en el listado rojo de especies vulnerables de Andalucía. Asimismo, es el mejor observatorio para avistar aves marinas atlánticas, destacando el paso migratorio de la Platalea leucorodia o espátula.

Las posibilidades de disfrutar de la Isla y Castillo Sancti Petri son casi infinitas. La historia del Templo de Melqart-Hércules y otras relacionadas con las pesquerías del atún (almadraba de Sancti Petri), la construcción del castillo y la defensa de Cádiz o los valores medioambientales de la Isla de Sancti Petri, son didácticamente explicadas en las visitas guiadas que podrás realizar de martes a domingo durante todos los meses del año en horario de mañana y tarde.

Además de las visitas guiadas, podrás disfrutar de este enclave único realizando una visita teatralizada o asistiendo a la recreación histórica de la “ceremonia del cañonazo”; contemplando un amanecer o una puesta de sol; observando el cielo estrellado del verano mientras tomas una copa al son del sonido de las olas del mar; avistando el paso migratorio de Europa a África de la espátula; realizando una sesión de yoga o cualquiera de las actividades que te proponen desde Castillo Sancti Petri.